26/02/2016

75º Aniversario de la muerte de Hna. Teresa Mira, CMT

imagen 75º Aniversario de la muerte de Hna. Teresa Mira, CMT

El lema del P. Palau "Dios y los prójimos", como expresión de amor y de servicio a la Iglesia, marcó la vida de la H. Teresa Mira. Teresa Mira encarna dinámicamente el carisma congregacional que brota del misterio de fe que es la Iglesia. Su dimensión evangelizadora la vivió en clima de experiencia eclesial: como hija del Beato Francisco Palau, su misión es entrega generosa a los miembros del Cuerpo Místico de Cristo para hacerlos partícipes de su misma comunión de vida. Amó a la Iglesia y se entregó con sencillez, amor y alegría al servicio de los más débiles: niños, enfermos, necesitados... Su lema:  Amar y hacer el bien a todos.

Plasmó en su vida el marianismo palautiano, el cual no era una devoción pasajera sino vivencia de actitudes concretas de acogida y servicio.

Al contacto con Teresa Mira se advierte siempre la claridad de su mensaje: con Jesús, desde Él y como Él, ir a los demás para «hacer el bien a todos». Este lema que la caracteriza, "hacer el bien a todos", sin distinción de credos y partidos, la sitúa en las mismas huellas de Jesús que "pasó haciendo el bien". Su síntesis es ´´amor a Dios y los prójimos´´, acogida, sencillez y ternura.

Teresa Mira abrió su corazón a Dios y a los hermanos. Vivió esta entrega tan generosamente que enseguida dio frutos de vida nueva en el escabroso momento histórico que le tocó vivir y hoy sigue transmitiendo  esperanza a las personas que con fe se acercan a Dios para presentarle sus necesidades.

Teresa vivió con entrega su consagración al Señor. Ella nos dejó un testimonio de fidelidad en la entrega incondicional, en la sencillez y en la grandeza de corazón.

                    Facetas de Teresa Mira

  • De condición amable, siempre con una sonrisa. Se podía contar con ella
  •  De gran sentido común y gran capacidad de comunicación: agradable rincón para toda alma
  • Llama de amor intenso y rio de ternura. Suave alivio para todos, entregaba lo mejor de sí, siendo un alma exquisita desde una prodigiosa sencillez
  • De cristalino fondo, se dejaba llevar por el aire del Espíritu, lo suyo era el silencio y la sonrisa

De lo suyo se olvidaba siempre, de nada se quejaba. No se fatigaba el alma, lo único que quería era: hacer el bien a todos.

Reflexión

version imprimible
ir atras - anar enrera - go back

Carmelitas Misioneras Teresianas

Provincia Francisco Palau - Europa

Telf.: 91 3595 105 | Fax.:91 34 55 469

E-mail: europacmt@gmail.com

subir arriba