09/01/2018

Estrellas y caminos en la cárcel de Viseu

Deslumbrados por las luces de Jerusalén, los magos dejaron de ver la estrella que seguían. Luces, pero no la LUZ. Al reencontrarla y dejarse guiar otra vezpor ella, sintieron una inmensa alegría. Aquella luz está en nosotros y entre nosotros. El Dios-con-nosotros sigue siendo la luz siempre presente, en todos nuestros caminos, porque nos ama.

Con estas palabras, el obispo de Viseu, D. Ilídio, compartió el Evangelio de la Epifanía, en las dos celebraciones de la Misa en la cárcel. Asistieron dos grupos numerosos, acompañados por los guardas y el director, siempre cordial y acogedor. Participó el grupo diocesano de Pastoral penitenciaria, en los que estamos la hna. Adela y hna. Manoli. La hna. Florida también compartió este momento, sin duda lleno de emoción y silencio, de encuentro, de cierta sorpresa.

Sorpresa porque los sencillos regalos que llevamos significaban que alguien piensa en los reclusos, según dijo el p. Mota, asistente espiritual. La Epifanía nos anima a ser, unos para otros, um don, un regalo. Cuántas veces, después de la Misa o el encuentro de oración en la cárcel, nos contamos unos a otros lo que allí dentro sucedió... Porque ellos también son un don...

Y así terminamos: repartiendo el sencillo nacimiento que hicimos nosotras, y también una bolsa con ropa interior, donativo generoso de un señor anónimo, que entregó una abultada cantidad "para ayudar a los presos"; un señor que se emocionó cuando le dijimos que no imaginaba la gratitud que este gesto suscitaría en ellos. Precisamente porque son signo de que alguien, por alguna razón, se acordó de estas personas.

Ofrecimos a Jesús lo que llevábamos, pero Él siempre nos da infinitamente más. "Y regresaron a su tierra por otro camino".

version imprimible
ir atras - anar enrera - go back

Carmelitas Misioneras Teresianas

Provincia Francisco Palau - Europa

Telf.: 91 3595 105 | Fax.:91 34 55 469

E-mail: europacmt@gmail.com

subir arriba