Cada 29 de diciembre las Carmelitas Misioneras Teresianas recordamos el nacimiento de nuestro fundador Francisco Palau y Quer.

Hacer memoria de la vida, es tener una mirada agradecida al Dios de la Vida por hacernos partícipes de su “proyecto salvador”, Francisco es un eslabón más en la gran cadena de esta Historia de Amor de Dios hacia los hombres y mujeres creados a su imagen y semejanza.

Y desde el corazón toda la familia palautiana tenemos un recuerdo agradecido a Nuestro Fundador, al conmemorar el 207 aniversario de su nacimiento este 29 de diciembre. Él nos muestra cómo celebrar las fiestas de Navidad: “He celebrado las fiestas aquí con el Niño Jesús que prefirió una cueva a los palacios de los reyes. Estas son las fiestas de la cueva, porque Dios quiso para sí una cueva, es Dios Hijo por nacimiento (dueño) de estos sitios. ¡Qué pobreza! Yo no he dejado de ofreceros a Dios Niño y pobre. ¡Oh cuánto le place la pobreza voluntaria!” (C76,1)