Desde hace mucho tiempo que desde el Colegio La Purísima de Torrevieja queríamos realizar esta visita.

Para nuestros alumnos hacer presente lugares tan emblemáticos para nuestra congregación, en Aitona, como la casa natal de Francisco Palau, la Iglesia de San Antolín, la cueva donde hacía sus retiros junto a su hermano en Aitona y, sobre todo, hacer oración delante de nuestro Padre en su capilla en Tarragona se ha convertido en una experiencia difícil de olvidar.

Estamos más que agradecidos por la gran acogida que nos han brindado las hermanas Carmelitas Misioneras Teresianas tanto en Tarragona como en Aitona donde hemos pernoctado y que con su amabilidad y disposición han ello que nuestra estancia sea aún más placentera.

Al final en la capilla del beato Francisco Palau, en el santuario Monte Carmelo de la Casa Madre en Tarragona, hemos depositado sobre el altar una ofrenda de LUZ y SAL símbolos de nuestra ciudad, Torrevieja, y ejemplo de aquello a lo que todos cristianos debemos de aspirar a ser, como muy bien interpretaron con su ejemplo de vida Francisco Palau y las hermanas Carmelitas Misioneras Teresianas. Ser sal y luz en el mundo, ésta fue nuestra reflexión y oración ante nuestro fundador, el P. Francisco Palau.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.