“AVANZANDO… ESCUCHA SU VOZ”

Palabras de acogida de la Hna. Mª del Rosario Pérez Payá, Animadora Provincial, a los Equipos Directivos de los Centros Educativos y Residencias de mayores de la Provincia Francisco Palau de Europa.

¡Buenas noches y bienvenidos a todos!

Benvinguts!

Ongi etorri!

Por tercer año consecutivo nos volvemos a encontrar, hermanas y laicos, de los centros educativos y residencias de mayores de nuestra Provincia de Europa, para vivir aquí, en Los Negrales, una nueva experiencia de familia.

Cuando nos reunimos por primera vez en Ávila en junio de 2017, se nos recordó que había llegado el tiempo de caminar juntos; y unos meses más tarde, concretamente en febrero de 2018, en este mismo escenario en el que nos encontramos hoy, la invitación fue a caminar de un modo concreto y muy afín a nuestro carisma: tejiendo relaciones.

Ha llegado el momento de dar un paso más, de seguir AVANZANDO, según nos indica el lema que el Equipo de Titularidad ha elegido para esta ocasión. Y además se nos invita ahora a caminar con los oídos atentos, es decir, con esa actitud de ESCUCHA, que no se aprende de golpe y es un elemento imprescindible en el arte de tejer relaciones.

Al hilo de este eslogan –“Avanzando… Escucha su voz”-, permitidme que os invite a sentiros orgullosos de ser la familia del P. Palau, de ser Iglesia que camina, que no se detiene, que avanza. Pero ¿hacia dónde vamos?, ¿qué nos mueve en lo más profundo?, ¿por qué queremos seguir creciendo?, ¿cómo queremos seguir AVANZANDO?

Perdonad que, a estas horas de la noche, y después de haber recorrido tantos kilómetros, os lance estas preguntas de no poca trascendencia. No hace falta que contestéis en este preciso instante, pero dejadme que os recuerde que nuestro motor, nuestro deseo de seguir avanzando, nuestra razón de ser, de estar aquí, de formar parte de este proyecto CMT es… LA MISIÓN.

Y esta MISIÓN, que se nos ha confiado no sólo a las hermanas, sino también a todos vosotros, tiene mucho que ver con:

  • Crear comunión allá donde estemos, viviendo un estilo de relaciones que recree y haga visible el misterio de la comunión trinitaria, construyendo la fraternidad universal.
  • Anunciar la belleza de cada ser humano con el fin de que éste se descubra imagen viva de la Iglesia y miembro de su Cuerpo.
  • Realizar un servicio liberador y sanador del Cuerpo llagado de la Iglesia, que nos compromete en la restauración de la belleza de cada ser humano allí donde esté velada.
  • Escuchar y responder en total disponibilidad a las necesidades más urgentes de la Iglesia.

El lema de nuestro encuentro, por tanto, va en línea con uno de los pilares que definen nuestra misión CMT: ESCUCHAR (auscultare, en latín) que es, según la etimología de la palabra, oír con delicadeza y atención. Como dice Francesc Torralba, escuchar “es ser atento con el otro (…), atender y entender las razones de la otra persona sin alterarlas ni manipularlas. Es adoptar una forma receptiva, hacerse receptivo a recibir y acoger las palabras del otro(El arte de saber escuchar, p. 13).

Este mismo autor, en uno de sus libros, comenta que “la labor educativa se ha centrado en el acto de hablar y, de hecho, decimos que alguien es culto o que es una persona leída a partir de lo que dice (…) Se ha subestimado el valor de la escucha. No nos han enseñado a escuchar, y la escucha es un arte tan difícil de ejercer como la palabra, aunque raramente prestemos atención a ella” (ib., p. 15). Y sigue diciendo el autor que tendríamos que enseñar a los niños también a escuchar, a adoptar una actitud receptiva. Podemos estar más o menos de acuerdo con Torralba, pero no cabe duda de que, como bien dice él, “nuestras vidas tendrían una mayor calidad si realmente supiésemos escuchar, si fuéramos capaces de hacer limpieza, de apagar ese ruido de fondo que nos impide acoger la voz del otro” (ib., p. 8). Escuchar es, por tanto, imprescindible en la tarea de crear comunión, de hacer familia en el colegio o en la residencia.

Todos los que estáis aquí formáis parte de equipos de gestión y, por lo tanto, ocupáis una posición privilegiada que os permite escuchar voces de todo tipo: voces a favor y voces en contra, voces críticas que construyen y voces incómodas que interpelan. Todas ellas, voces de personas que hay que acoger para seguir avanzando.

Sigo pidiéndoos licencia para recordaros que un discípulo de Francisco Palau tiene que estar atento, sobre todo, a las voces de quienes peor lo pasan, o de quienes tienen más dificultad en aprender, de los que sufren soledad, o de aquellas personas que otros dan por perdidas; incluso voces silenciosas de quienes se encuentran en la cuneta del camino, apaleados o maltratados de tantas maneras. Ojalá llevemos incorporados en nuestros oídos una especie de “audífonos palautianos” que nos permitan detectar las voces de los preferidos del Maestro de Galilea, que al parecer no fueron ni los poderosos, ni los ricos, ni los sabios de este mundo. Acostumbrémonos también a escuchar su Voz, la del Maestro, para poder escuchar como Él escuchaba y a quien Él escuchaba. Su voz seguro que nos invita a amar, a cuidar, a ser felices y hacer felices a los demás.

En nombre de las hermanas que formamos el Equipo de Animación y Gobierno de la Provincia, aprovecho esta oportunidad para agradeceros, a todos y a cada uno, vuestra implicación en este proyecto CMT. Gracias por aceptar el desafío de hacer de nuestros colegios y residencias lugares de evangelización, o lo que es lo mismo, espacios de humanización.

Y aunque lo digo al final, quiero expresar un agradecimiento sencillo e infinito a los cinco miembros del Equipo de Titularidad Provincial por su entrega constante, su profesionalidad y su modo de liderar la misión que se les ha confiado. Gracias Mª José, Kristina, Joan, Mª Teresa y Tere, por el entusiasmo y las horas que habéis dedicado a preparar esta cita anual.

Que disfrutéis mucho en este encuentro de formación y de trabajo y, sobre todo, aprovechad esta oportunidad que se os brinda para estrechar vínculos y hacer familia, escuchándoos y acogiéndoos unos a otros. Sed muy felices y muchas gracias por vuestra atención.

Madrid, 18 de febrero de 2019.

Mª del Rosario Pérez Payá

Animadora Provincial