Compartimos la preparación para la solemnidad de la Virgen del Carmen.

Las Carmelitas Misioneras Teresianas tenemos como modelo de vida y patrona de la Congregación a la Virgen del Carmen, Madre y maestra en nuestra vocación personal.

El sello mariano, connatural a nuestra historia y a nuestra espiritualidad, debe manifestarse en una vida que refleje en los hijos e hijas la presencia viva de la Madre, que imprima carácter de hondura espiritual, de sencillez personal y comunitaria, de armonía y caridad al ambiente de nuestras comunidades, por un deseo de imitar las actitudes más características de la vida de la Virgen que Pablo VI, en una bella página ha resumido en la Marialis Cultus n. 57.

La Virgen nos enseña

* a vivir abiertos a Dios y a su voluntad, manifestada en los acontecimientos de la vida;
* a escuchar la voz (palabra) de Dios en la Biblia y en la vida, poniendo después en práctica las exigencias de esta voz;
* a orar fielmente sintiendo a Dios presente en todos los acontecimientos.
* a vivir cerca de nuestros hermanos y a ser solidarios con ellos en sus necesidades.

Preparación para la Celebración

Hna. Antonia Agulló, cmt